¿Cuáles son las diferencias entre la protección pasiva y activa contra incendios?

¿Cuáles son las diferencias entre la protección pasiva y activa contra incendios?

La protección pasiva y activa contra incendios es la forma más segura de actuar ante un fuego. Estos sistemas de seguridad están formados por distintos elementos que componen un sistema sólido de prevención ante un suceso de estas características.

La protección pasiva hace referencia a la contención del incendio, mientras que la activa se centra en la extinción de este.  Es la combinación de ambas lo que conforma un plan de seguridad efectivo.

El fuego es un elemento peligroso que puede causar daños tanto humanos como materiales y la principal función de estos dispositivos es prevenir el hecho y reducir las consecuencias en caso de que se inicie una combustión.

¿Qué es la protección pasiva?

Se denomina protección pasiva contra incendios al conjunto de medios que ha de reunir un edificio o un recinto para prevenir los daños causados por un fuego. El objetivo es evitar pérdidas, tanto personales como materiales, y la propagación de las llamas.

El papel de este tipo de dispositivos es preventivo y los sistemas que la componen se instalan para mitigar las secuelas. Recibe el nombre de pasiva porque funcionan sin necesidad de intervención humana, ni ningún tipo de energía externa, y están pensadas para ayudar a la evacuación y facilitar la intervención de los servicios de emergencia.

Está formada por todas las medidas constructivas que permiten que una estructura sea capaz de resistir un incendio durante un tiempo determinado, cumpliendo la normativa de cada tipología de construcción.

Las principales ventajas de la protección pasiva contra incendios son:

  • El hecho de que esté integrada dentro del proceso de construcción
  • No contiene elementos móviles
  • Sus dispositivos no van conectados a ninguna instalación.

Esta independencia hace que con un mantenimiento mínimo el riesgo de fallo en el funcionamiento sea ínfimo.

Tipos de protección pasiva

Dentro de la protección pasiva contra incendios podemos diferenciar diferentes categorías:

  • Protección estructural

Se denomina así a aquellas medidas que se establecen para asegurar que la estructura de las construcciones resiste al fuego. Su misión es evitar el colapso del edificio y mejorar su estabilidad ante una combustión.

  • Compartimentación

También conocidas como medidas de sectorización, se trata de aquellas disposiciones pensadas para cerrar el paso del fuego y evitar su propagación hacia áreas contiguas. Es en esta categoría se incluyen las puertas cortafuegos, los cerramientos o los falsos techos.

  • Tratamientos ignífugos

Se trata de la técnica con la que se realiza un correcto aislamiento de las estructuras de un edifico para evitar la difusión de los incendios.

Los materiales empleados deben ser incombustibles, tener un punto de fusión alto, presentar un coeficiente de emisión de humos bajo y, en caso de entrar en combustión, no deben liberar sustancias tóxicas.

Para determinar el grado de resistencia al fuego que debe tener un edificio, en función del tipo de actividad que realice dentro, existen una serie de normativas.

Por un lado, está el Código Técnico de Edificación (CTE) que regula los edificios tanto residenciales como no. Por otro, el Reglamento de Seguridad contra incendios, que acota aquello referente a establecimientos e instalaciones industriales.

¿Que es la protección activa?

Se llama protección activa al equipo destinado a alertar sobre un incendio y evitar que se propague. Para ello estos dispositivos actúan a través de una intervención automática o humana.

Los elementos que la conforman están pensados para mantener el control de la situación de manera directa desde el inicio de esta.

Tipos de protección activa

Dentro de este tipo de protección encontramos tres categorías:

  • Detección

Este sistema esta formado por detectores de llamas, humo y calor. Su objetivo es enviar señales que avisen del inicio de un fuego y permitan iniciar una evacuación de emergencia.

  • Supresión del fuego

Esta categoría aglutina aquellos dispositivos que sofocan el fuego de forma directa, por ejemplo, los extintores.

  • Ventilación mecánica

Se trata de los elementos que buscan mantener libres de humo las vías de evacuación.

La unión entre protección pasiva y activa contra incendios es la clave para maximizar la seguridad de un recinto y minimizar los daños que pueda causar un fuego.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para el uso de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y privacidad, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies