Incendio Alcalá 20

Alcalá 20: la tragedia de uno de los peores incendios de la historia de Madrid

Incendio Alcalá 20

La madrugada del 17 de diciembre de 1983 marcó un antes y un después en la historia de Madrid. Alrededor de las 5 de la mañana, la discoteca Alcalá 20 ardía sin control. 81 personas acabaron falleciendo en una tragedia que pudo haberse evitado. Los deficientes e inexistentes sistemas de protección contra incendios en el local permitieron que el fuego avanzase sin control. Desde entonces, la legislación en materia de protección contra incendios se endureció para la apertura de este tipo de locales.

El inicio del incendio en Alcalá 20

La discoteca Alcalá 20, era una de las más populares en la noche madrileña. El 17 de diciembre de 1983, alrededor de las 5 de la mañana, el DJ paró la música. La noche había terminado en el local, y los cerca de 300 clientes que se encontraban dentro, comenzaron a ponerse los abrigos. Después de horas de música, bailes y despreocupación, nadie podía imaginar lo que estaba a punto de ocurrir. Una chispa en el escenario prendió una de las grandes cortinas que lo decoraban. Rápidamente, el fuego se propagó por los más de 5.000 kilos de material altamente inflamable que servían de atrezo.

Material textil, plásticos y cartón piedra fueron el coctel combustible perfecto. En apenas unos minutos el humo comenzó a invadir el salón principal y los anfiteatros que lo rodeaban. A los primeros avisos de fuego, la mayoría de los allí presentes pensaron que era una broma. El humo negro y las llamas comenzaron a avanzar sin control. El ropero, la estancia previa a la escaleras de caracol que conducían a la salida, se llenó de gente. Algunos trataron de salir por las puertas de emergencia pero estaban bloqueadas. Las luces se apagaron y las personas comenzaron a agolparse en la escalera. La forma y la estrechez de la misma provocaron el colapso.

Cuando los equipos de emergencia lograron acceder al recinto el panorama era desolador. Aquella noche 81 personas perdieron la vida por graves negligencias de seguridad. Los empleados lograron salir del local conocedores de la única puerta de emergencia operativa. Un desastre sin precedentes en la capital española que hizo tomar conciencia a la autoridades de la importancia de una legislación eficiente en torno a la seguridad y la protección contra incendios.

Las “peligrosas deficiencias” del local

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Madrid dictó una condena de dos años para cada uno de los cuatro empresarios de la discoteca Alcalá 20 por un delito de imprudencia temeraria. El instalador eléctrico también fue condenado por un delito de falsedad documental al certificar la instalación. El Ministerio de Interior tuvo que pagar 2.000 millones de pesetas (12 millones de euros) en indemnizaciones.

La sentencia confirmó que los empresarios conocían “las peligrosas deficiencias” en materia de seguridad que afectaban al local. Entre las deficiencias se evidenciaron extintores con la fecha de revisión caducada y una única manguera contra incendios con caudal y presión insuficientes.

Según Pablo Garriz, presidente de ASELF (Asociación Española de Lucha contra el Fuego), “hubo mucho relajo con las medidas de seguridad porque la noche era una fuente de ingresos”. Madrid era pionera en ordenanzas contra el fuego pero no se aplicaban. “Los Ayuntamientos no tenían capacidad para fiscalizar ni para exigir las medidas para su cumplimiento”, recuerda Garriz.

La importancia de la Protección contra Incendios

Una medidas de protección contra incendios que a partir de entonces fueron endurecidas y de obligado cumplimiento. En la actualidad, por ejemplo, los materiales ya no son inflamables. Ahora sólo se utilizan aquellos que ralentizan e incluso provocan que se apague el fuego y que no emiten gases tóxicos. “Anteriormente la norma era una recomendación, pero ahora es una obligación. Todo ha cambiado mucho”, sentencia Carlos Novillo, presidente de la APTB (Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos).

La ciudad de Madrid nunca olvidará la tragedia que ocurrió en Alcalá 20. Una tragedia que podría haber sido evitada. Un suceso que demuestra la importancia del trabajo en la prevención y la protección contra incendios. Estas medidas siempre deben ser supervisadas por profesionales y deben cumplir con la certificación oficial de una empresa mantenedora. Catástrofes como la de Alcalá 20, nos deben hacer recordar que contra el fuego, siempre debemos estar prevenidos.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para el uso de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y privacidad, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Call Now Button¡Llámanos! - 917 988 258